13 de enero, 2021

La búsqueda de padres adoptivos para albatros patas negras comienza

Ariana Duarte
Especialista en Conservación

Durante el monitoreo de los nidos estuvimos muy atentos por si algún huevo se rompía de manera natural y cuando esto sucedía, intentábamos retener a los padres colocando un huevo que ya tenía tiempo abandonado (a estos les llamamos huevos falsos-verdaderos) o un huevo falso que hicimos de cemento (a estos les llamamos huevos falsos-falsos) y así nos aseguramos de incrementar el número de parejas receptoras. Este fue el caso de algunas parejas que habían roto su huevo antes de nuestra llegada a la isla, pero siguieron regresando y defendieron  el nido, a ellos les colocamos uno de estos huevos falsos e inmediatamente vocalizaron y se sentaron sobre él. Otra manera de buscar padres adoptivos fue a través de la identificación de huevos que no eran viables, para esto se utilizó una lámpara especial que permite ver a través del cascarón. Como esta actividad debe hacerse con oscuridad, decidimos trabajar de noche. Fue una tarea extenuante en la que retiramos el huevo de cada uno de los primeros 354 nidos y le colocamos la lámpara en uno de los extremos para ver a contraluz. Al final se combinaron todos estos métodos para elegir quiénes serían los padres adoptivos de los albatros patas negras.

Ya sabiendo quiénes estaban, hicimos una lista de posibles padres adoptivos para albatros de patas negras, tomamos en cuenta el éxito que habían tenido a lo largo de los años y la ubicación del nido. 

Huevo de albatros de Laysan no viable. Fotografía: © GECI / Ariana Duarte